ROMERO Y BELLOTA, VAYA PELOTA

ufobomberos_3.jpg

Tras descansar en la encina, Kirk se incorporo y prosiguió su camino hasta la población humana. Fue entonces cuando vio una gran reunión humana, donde estaban presentes todos los gurüs y algunos humanos más. Todos estos humanos estaban alrededor de un vehiculo agrícola adornado con flores de papel y una especie de cañizo.

En el interior de dicho vehículo los humanos allí presentes se afanaban en llenarlo de botellines, botellas de Güisqui, y unas especies de recipientes aptos para el reciclaje; pero esta vez parecían estar llenos de filetes empanados y demás friturillas. Una humana bastante predispuesta y con dotes de organización; Dicho sea de paso bastante respetada por el resto del grupo humano (anótese en el cuaderno de bitácora en la categoría de “humana Diva”)  se prestaba a gritar: ¡A quien se coma una lagrimita más, le corto las manos¡, ¡Maldita freidora!.

Se quedo Kirk viendo el espectáculo y el frenesí del trabajo humano. Cuando de repente se le acerco la humana gurü del tercer ojo, (ó posible chip de silicio electrónico de ayuda comunicativa y convencimiento situado en la frente) y ofreciéndole varios botellines a Kirk, le vendió unas 537 papeletas para un lote de productos ibéricos a sortear el 30 de febrero del 2038 en el cupón de la ONCE, más otras 389 papeletas de una rifa de una potra. Tras unos minutos de convencimiento total, Kirk pago unos 70 euros por participar en una especie de peregrinación lúdico-festiva-religiosa, a la que los humanos allí presentes llamaban “romería de escardiel”.

Busco Kirk en su base de datos el termino escardiel, y solo encontró la denominación: procedente del termino árabe es-car-diel, o lo que traducido puede ser campo de cardos.

Kirk un poco confuso por la ignorancia de la aventura en que se introducía; busco el lado positivo alienígena de investigación y toma de datos para su tesis, así como la oportunidad de la interrelación con los humanos que se presentaba. Con lo cual se presto a participar en aquel evento, con la seguridad de estar junto a los gurüs, fuente esta inagotable de nuevos conocimientos.

Tras la ingesta de no menos 23 botellines, se presento en el grupo humano en un medio de transporte tipo todo terreno, un humano de piel morena (casi zaino), y con voz profunda y grandes ademanes gritaba desesperadamente: “¡Vamonos coño que se nos hecha la hora encima y hay mucho que hacer!”, este humano con piel morena seria apuntado en el cuaderno de bitácoras de Kirk como “gurü arquitecto”, por sus dotes de mando y diseño en sombrajos y demás estructuras arquitectónicas humanas.

-23:05 horas, reclutamiento humano nocturno, indispensable ser humano varón.

-23:45 horas, tras 40 minutos de discusión (bebiendo aproximadamente 26 botellines por humano contertuliano en el debate), se llega al consenso de comprar 3 litros de cerveza por cabeza humana que intervenga en el arduo trabajo que se avecina.

-23:53 horas, se consiguen robar 2 bandejas de lagrimitas de pollo a la “humana Diva”, no sin antes descargar su ira con los allí presentes (¡como cojais una bandeja mas os corto los cojo…!), no solo de cerveza se alimenta el humano.

-23:55 horas, se presenta el humano de hielo, con un vehiculo furgoneta cargado de trastos y un ayudante-discípulo del gurü de ascendencia italo-rumano.

-23:59 horas, Kirk es reclutado para dichas labores de los humanos varones, entre los que cabe destacar al hombre de hielo, humano de piel morena (gurü arquitecto), humano peluso (por su melena y guitarra), humano aporreador de cajas de madera, ya conocidos por Kirk de su primer encuentro, y otro humanos varones más a los que no había visto antes, pero integraban la expedición.

Tras montar en los vehículos se desplazaron a unos 8 Km. de la población y en la oscuridad de la noche llegaron a una encina en un campo solitario donde comenzó su labor.

El gurü arquitecto daba las instrucciones precisas del diseño, mientras el hombre de hielo se prestaba a sentarse en una silla a cortar de forma milimétrica trozos de alambre. Los demás asistentes ayudaban a dar buena cuenta de las lagrimitas de pollo y las litronas de cerveza. Solo el humano discípulo de ascendencia italo-rumano trabajaba arduamente siguiendo las indicaciones de los allí presentes, ayudado puntualmente por un humano con agilidad felina y con la piel también bastante morena. Mientras un humano con dotes de autoridad y porra al cinto intentaba poner un poco de orden: “¡A  ver que nadie chupe de la botella, y beber al chorro cojones!”.

Tras 3 horas y beber los 16 litros de cerveza, seguido de varias pipas de la paz de hermanamiento humano. Como por arte de magia quedo erigida una estructura tipo sombrajo.

Hubo discrepancias e incluso reproches al discípulo italo-rumano (mano de obra del proyecto), de que la obra había quedado un poco ladeada; A lo que el humano arquitecto intentando quitar hierro al asunto anoto a los allí presentes:”Es que es tipo Jaima “. A lo que todos asintieron y tras un minuto de reflexión silencioso. Uno de los humanos grito: “Fumemos una gran pipa de la paz por lo bien que lo hemos hecho”.

Kirk anotaba en su base de datos:”Para un trabajo humano bien hecho; Indispensable un humano trabajador y un mínimo de 6 asesores técnicos. En caso de fracaso del proyecto, el humano trabajador es un inepto.”

Al día siguiente, estaba todo el grupo humano preparado para la salida de la romería, ultimando los detalles del vehiculo agrícola que denominaban carreta. Y se dispusieron a la marcha.

 Iban algunas humanas ataviadas con vestidos típicos de volantes, y otras llevaban sombreros al estilo pasión de gavilanes, solo desentonaba en aquel estilo, una humana ataviada al estilo “antes muerta que sencilla” con bolso coco chanel al hombro, y calzado de tacones de donde se vislumbraban sus dedos con las uñas pintadas rosa fucsia, doloridos estos por los pinchos de los cardos borriqueros del camino.

Todo el camino estaba amenizado por cantes y bailes; Llevaban guitarras, panderetas y una especie de tetera a la que los humanos llamaban rebujito, y se la pasaban de unos a otro como si dentro estuviera el genio de la lámpara maravillosa.

Kirk estaba deslumbrado por todo aquello, y no solo por los 97 botellines ingeridos, sino por los cantes de los humanos, donde sobresalía la diva humana; y el incansable gurü bartolok, que lo mismo tocaba la flauta de un agujero solo, que la guitarra, la pandereta etc.… todo ello de forma ininterrumpida, como si estuviera en trance.

Incluso Kirk, de forma amigable compro 3289 papeletas para un sorteo de un aparato masajeador de pies, a una humana denominada por sus congéneres “la dinamita”.

La humana-oráculo también estaba presente, cantando letras inteligibles solo comprendidas por seres de alto intelecto. Y la humana gurü-trompa gritaba: pásame más queso, y un poquito de jamón que me va a entrar el yu-yu. Mientras le indicaban junto a la humana del tercer ojo a Kirk de forma insistente: ¡Arte Argo mi Arma!.

(Por mucho que Kirk busco en su base de datos no pudo descifrar aquel mensaje en código.)

Otra humana bailaba de forma sensual, bailes típicos regionales en la carreta. Esta humana solía hablar poco, pero cuando lo hacia sentaba cátedra entre los presentes.

Existía la humana-Churruca; -Quiko dame un botellin fresquito, Quiko no bebas más, Quiko toma un bocadillo, Quiko, Quiko, Quiko,…. Quiko.

Otro humano bastante curioso era el humano-Gran Buda que en actitud contemplativa de la vida, en su asiento presidencial agasajaba a los demás con botellines y demás bebidas combinadas, minimizando esfuerzos innecesarios.

Anoto Kirk en su base de datos: “Cuando las humanas tienen que satisfacer sus necesidades fisiológicas lo hacen en grupo o manada de no menos tres componentes y con un toldo de camuflaje para la caza de la perdiz, mientras que los humanos varones lo hacen de forma individual al arropo de un árbol tipo encina, el cual les ayuda como apoyo a la hora de sacudírsela”.

Tras largas horas de camino al anochecer, llego el vehiculo carreta, al emplazamiento base. Presidido este por la gran encina y el sombrajo tipo “jaima” erigido la noche anterior.

Donde prosiguió la fiesta humana hasta altas horas de la madrugada bajo un cielo brillante de estrellas.

Allí siguió la música y los cantes, amenizados estos por el incansable humano-bartolok, y acompañado por el humano aporreador de cajas de madera. Incluso este último tocaba con el pie una especie de campana estridente, al ritmo de un soniquete constante que llevaba al trance o a la desesperación.

Y como si de la llamada de la selva se tratara, un gran tumulto humano se congrego allí con los asistentes, bebiendo, danzando e incluso algunos echaban monedas. Las cuales rápidamente recogía la humana-dinamita para su rifa particular.

A altas horas de la madrugada se presento en la penumbra el humano-trompo; Este humano joven daba vueltas sobre si mismo a una velocidad de vértigo. Dando primero, buena cuenta de los restos de alimentación humana sobrantes. Empezó a balbucear lo que en principio parecía una canción.

  El incansable humano-gurü bartolok, comenzó a seguir su compás, con una melodía casi mágica que salía de su flauta de un agujero solo. Y al escucharla el humano-trompo quedo atrapado en ella, y en un estado cuasi-cata-tónico-con-cocacola, comenzó a gritar de forma desesperada al gurü inagotable:-¡Gitano te quiero!, ¡Gitano te quiero!…….espérate que voy a alquilar un pony para que nos vayamos juntos a dar una vuelta, querido maestro.

En un estado de catarsis, el humano-trompo marcho dando vueltas sobre si mismo en busca de un pony, para llevar a su maestro, para hacer un símil de la entrada del Mesías en  Jerusalén con su flauta de un agujero solo. (Nunca supimos más de él).

Amanecía un día nuevo, y Kirk llevaba acumulado, unos 231 botellines. Los humanos proseguían con su romería. Cuando de repente Kirk percibió una presencia alienígena entre los humanos allí presentes.

 Eran las 14:37 horas y se presento una pareja aparentemente humana; Eran dos varones uno de ellos cantaor de profesión y otro humano (mucho mas peligroso este último) espigado, con poco pelo y una guitarra en la mano, acompañando al cantaor.

 Kirk tuvo la certeza, de tratarse de alienígenas mimetizados de humanos, y se dispuso a pasar desapercibido y estudiar su comportamiento. Busco en su base de datos y efectivamente se trataba de un alíen fandanguito; totalmente inofensivo y cuya principal misión entre los humanos, era  la ingesta de queso del duro.

Mucho más peligroso era su alíen acompañante; Procedente del planeta Babia, su misión y obsesión, era la seducción y procreación con todo ser vivo de sexo femenino. Su forma de atacar, era mortífera de necesidad; Con una mirada penetrante y lasciva, casi desencajándose sus grandes y saltones ojos de sus orbitas, dejaba a sus presas casi hipnotizadas mientras a la vez tocaba la guitarra. Una vez ocurrido esto, utilizaba su lenguaje cautivador en forma de piropo de obra, tras lo cual atacaba en forma de roce inoportuno, quedando la fémina en cuestión en estado de gestación inmediata al reproducirse por esporas.

Lo que comúnmente se llama de forma intergaláctica un yaaaaaesta.

Kirk quedo sorprendido por el grupo humano, a los cuales estaba cogiendo cariño y admiración. Ya que se trataban indudablemente de gurüs humanos especiales; Ninguna humana gurü fémina cayo en las garras del alíen de Babia, salvo la excepción de la humana “antes muerta que sencilla”, la cual tenia las defensas un poco bajas.

Tras grandes ingestas de queso del duro por parte de los alienígenas, marcharon por su camino.

Y los humanos gurüs comenzaron su camino de vuelta a la población. Recogieron todos sus enseres y montaron en su vehiculo agrícola llamado carreta; Tras pasar por delante de unos humanos muy raros, que desentonaban con el medio. Ya que estaban apostados a la cuneta del camino, muy repeinados, polos de marca puestos en los hombros y abrillantados, grandes y relucientes medallas en el pecho, incluso llevaban algunos grandes butacones de cuero, para ver el espectáculo.

 Parecían ser familias humanas rancias y de abolengo, que piensan o creen que los demás humanos deben mostrar pleitesía. Kirk por cortesía, incluso se aventuro a realizar manualmente una pipa de la paz humana y ofrecérselas en gesto de amistad, a lo que se negaron de forma airada, mientras gritaban: ¡Golfo!, ¡Rojo de mie…!. A lo que Kirk marcho despavorido.

Se incorporo Kirk a la carreta de los gurüs, y allí llego a la conclusión de que aquellos humanos eran muy avanzados con respecto a sus congéneres; Ya que el humano-gurü-peluso, ofreció a Kirk una bellota mientras le decía:”-Quiyo guarda esta bellota bien hasta el año que viene, si guardas bien esta bellota podrás volver.”

Por más que pensó Kirk, no podía entender como sabia aquel humano que su nave especial y medio de transporte era en forma de bellota.

Llegaron a la población y allí Kirk se despidió del grupo humano; por primera vez desde que estaba en la Tierra tenia la sensación humana de cansancio, tras las intensas horas vividas con ellos.

Tras andar unos cientos de metros vio una encina donde se echo a descansar, y viendo las luces de la población humana desde la altura de aquel monte, bajo aquella encina quedo Kirk profundamente dormido.

Continuara……………………….

Anuncios

Una respuesta to “ROMERO Y BELLOTA, VAYA PELOTA”

  1. carmen Says:

    jajjajajaja, buenisimo oye a fandanguito se iba el queso del duro jajajaja, pero como tienes esa habilidad de imaginar cuñao? ah claro por que nunca vas a la romeria de escardiel verdad jajjaaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: